El Testimonio

Dar testimonio es una parte vital de la vida cristiana. La Biblia enseña que el verdadero creyente desea compartir con otros lo que Dios ha hecho por él. (Lea Juan 4:28-30, 39-42 y 1 Juan 1:1-4.) Dios nos ordena que seamos testigos de Él y nos da el poder para serlo (Mateo 4:19; Hechos 1:8). Nuestro testimonio puede no siempre ser aceptado, pero por el Espíritu Santo podemos recibir poder para vivir una vida cristiana victoriosa y servir a Cristo eficazmente. (Lea Efesios 5:18 y Lucas 11:13.)

A continuación le damos algunas sugerencias que pueden ayudarle a llevar a otras personas a Cristo: Viva consecuentemente una vida centrada en Cristo (Mateo 5:17); sea buen amigo y sepa escuchar; ore para que el Espíritu Santo le dé oportunidades para testificar y prepare a la otra persona para que reciba la Palabra de vida (Juan 16:7-11); y no sea soberbio ni sermonee al otro. Usted debería orar diariamente por las personas que tiene en su lista de oración y pedir a Dios sabiduría al hablarles de Cristo (Lea Santiago

En cuanto a todos los artículos de Yendo más Lejos:

Todas las citas bíblicas, a no ser que se indique algo diferente, son de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional® NVI® Copyright © 1999 by Biblica, Inc.® Utilizada con permiso. Todos los permisos reservados alrededor del mundo.