¿Es verdad la Biblia?

Es fácil citar la Biblia y llamarla verdad, ¿pero cómo saber realmente? ¿Existe alguna prueba? He aquí cinco razones por las cuales podemos confiar en lo que la Biblia dice:

1. La Biblia contiene cuatro evangelios, o cuatro libros acerca de las Buenas Nuevas de Cristo y de la salvación. Esos Evangelios son Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Los autores sabían mucho acerca del ministerio de Jesús: Mateo era un recolector de impuestos quien se convirtió en unos de los discípulos y seguidores de Jesús; Marcos trabajó con los primeros plantadores de iglesias; Lucas fue un doctor quien investigó a fondo la vida de Cristo y la documentó en gran detalle. Y Juan fue también uno de los discípulos de Jesús. Los Evangelios incluyen nombres de testigos oculares del ministerio de Cristo así como detalles históricos muy precisos; escritos todos inmediatamente después del ministerio de Cristo. Algunas fuentes no cristianas y la arqueología confirman también los  hechos históricos que aparecen en los Evangelios.

2. Entre 25,000 y 30,000 copias escritas a mano del Nuevo Testamento sobreviven hoy en día. Los padres de la iglesia primitiva citaron tantas veces el Nuevo Testamento que aún si estas copias fuesen destruidas, se podrían volver a armar todos los libros de la Biblia.  Algunos críticos dicen que estas copias contienen miles de variantes, o diferencias en el texto. Sin embargo, todas estas variantes son menores, como diferencias en ortografía o como el uso del nombre “Jesús” en lugar de “Señor”.  Ninguna de estas variantes cambia el mensaje central del Nuevo Testamento.

3. Los cuatro evangelios hablan acerca del ministerio de Jesús, pero incluyen diferentes detalles. ¿Eso significa que estos cuatro libros se contradicen y/o por lo tanto no son ciertos? Los autores escribieron para diferentes audiencias por distintas razones. Mateo escribió a los judíos para probarles que Jesús es el Mesías, el Salvador. Marcos escribió a los cristianos romanos para enfatizar las enseñanzas de Cristo y el corazón de servicio para con otros. Lucas escribió a los gentiles (los no judíos) para mostrarles que Jesús, al llevar una vida sin pecado, pago el precio por nuestros pecados. Y Juan escribió para mostrar a los nuevos creyentes que Jesús es el Hijo de Dios y que todos aquellos que crean en Él tendrán vida eterna. Cada autor tiene un estilo de redacción muy particular, pero los cuatro presentan el mismo fundamento. Los Evangelios también incluyen episodios vergonzosos como cuando en ocasiones los discípulos no entendieron alguna de las enseñanzas de Jesús. Esos testimonios jamás hubiesen sido utilizados por aquéllos quienes Lo llamaban Señor, a menos que fuesen ciertos.

 4. Aún sin copias del Nuevo Testamento, la gente a través de los siglos ha pasado la historia de Cristo de boca en boca. Además hubo tanto testigos oculares de las enseñanzas de Jesús – imagina la alimentación de los 5000 con cinco piezas de pan y dos peces- que un detalle erróneo fácilmente saldría a la luz.

5. El hombre escribió la Biblia y el hombre comete errores, ¿cierto? Dios usó a los escritores para transmitir Su mensaje, guiándolos a través de visiones, sueños y diversas experiencias. 2 Timoteo 3:16-17 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios”; Dios no movió la pluma en la mano del escritor, pero lo guio en el proceso; Él inspiró el texto. Sólo porque los humanos cometen errores no significa que no puedan escribir documentos fidedignos.

Mucha gente rechaza la Biblia sin haberla leído ni una sola vez. Y ya que la Biblia declara tener respuestas para los más profundos cuestionamientos de la vida, ¿no sería sensato al menos escuchar lo que tiene que decir? Aún si solo lees un párrafo cada que la abres, Dios puede mostrarte la verdad de la Biblia y utilizarla en tu vida. También descubrirás que Jesucristo fue una persona real, que te ama y que el mayor gozo en la vida proviene de seguirlo a Él.