Bautismo

¿Deben los cristianos ser bautizados? ¿Y qué es el bautismo?

El bautismo no es necesario para obtener la salvación, sino que es una señal de obediencia a Dios y una forma de declarar públicamente la decisión de seguir a Cristo. Él instruyó a sus discípulos en Mateo 28:19, “hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.”

Recuerde que nada nos puede hacer merecedores de la salvación. La salvación no se trata de nuestras acciones, sino de lo que Cristo ha hecho por nosotros –el hecho de que Él murió por nuestros pecados. Debemos reconocer nuestros pecados y arrepentirnos, pero la Biblia dice que “por gracia ustedes han sido salvos mediante la fe…” (Efesios 2:08). La gracia es el favor inmerecido de Dios.

Usted recordará el criminal que colgaba en una cruz al lado de Cristo cuando fue crucificado. El criminal confesó a Cristo como Señor, y a pesar de que no tuvo la oportunidad de ser bautizado, su lugar en el Cielo fue asegurado (Lucas 23:43). Dios es perfecto, santo, y no hay nada que podamos hacer para ser lo suficientemente buenos para pasar la eternidad con Él. Todo es cuestión de lo que Él ha hecho por nosotros.

Al mismo tiempo, cuando confiamos en Cristo y deseamos vivir de la manera que Él quiere, se mostrará con nuestras acciones. Somos cambiados por su obra en nosotros. El bautismo significa que nos identificamos con Cristo, es una señal de que Él lavó nuestros pecados al morir en la cruz. Así como el agua a menudo simboliza la vida en la Biblia, el bautismo es un signo de nuestra nueva vida en Cristo.

Las iglesias cristianas no siempre están de acuerdo sobre los detalles del bautismo –cómo hacerlo o cuando, pero están de acuerdo en que es importante. El bautismo nos recuerda que no somos salvos por nuestras buenas obras, sino por causa de Cristo y lo que Él hizo por nosotros en la cruz. Como el evangelista Billy Graham ha dicho: “El bautismo es un acto conclusivo de obediencia y testimonio al mundo de que somos de Cristo.”