¿Es Jesús Dios?

Algunos dicen que Jesucristo era solo un hombre, o tal vez un gran maestro. Pero Él fue y es mucho más que eso. La Biblia dice que Jesús es único en Su Persona y en Su propósito. No fue solamente un individuo espiritual que habitó en la Tierra; fue al mismo tiempo el Hijo de Dios (Juan 3:16) y Dios mismo – en condición de hombre (1 Timoteo 3:16). Sí, fue plenamente humano, pero también fue plenamente Dios (Colosenses 2:9).

Las afirmaciones

Jesús afirmó ser Dios. Puede que sea difícil entender cómo podría esto ser cierto, pero es importante recordar que Dios es mucho más grande y poderoso de lo que podemos comprender. Sabemos que Jesús dijo que Él existió antes de Abraham (Juan 8:58). Él declaró que es uno con Su Padre (Juan 10:30) y que Él es igual a Dios (Juan 5:17-18).

No solo proclamó ser Dios, sino que declaró tener el poder de Dios. Él dijo que tiene la autoridad para juzgar a las naciones (Mateo 25:31-46). También afirma la autoridad para levantar a las personas de entre los muertos (Juan 5:25-29) y perdonar pecados (Marcos 2:5-7) – cosas que solamente Dios puede hacer (1 Samuel 2:6; Isaías 43:25).

Además, Jesús dice que Él tiene el poder para contestar las oraciones (Juan 14:13-14), y que Él siempre estará con sus seguidores (Mateo 28:20). El Nuevo Testamento iguala a Jesús con el Creador del universo (Juan 1:3), y en Juan 16:15, Él dice: “Todo cuanto tiene el Padre es mío.”

Pero, ¿dónde está la evidencia?

Afirmar ser algo, como Jesús afirmó ser Dios, no significa que sea cierto. ¿Dónde está la evidencia de que Él es Dios?

La identidad de Jesús no se basa únicamente en lo que dice, sino en lo que hace. Y Él nos ha dejado una gran cantidad de evidencia de que Él es Dios. Esa evidencia incluye el cumplimiento de las profecías y milagros registrados en los cuales Jesús invierte las leyes de la naturaleza. También vivió una vida sin pecado (Hebreos 4:15), algo que nadie más ha hecho.

La evidencia definitiva de su divinidad, sin embargo, fue su resurrección de entre los muertos después de su muerte en la cruz. Nadie más ha resucitado de entre los muertos por su cuenta.

¿Dijo Jesús alguna vez: “Yo soy Dios”?

Si alguien te dijera: “Yo soy Dios”, ¿le creerías? Muchas personas que creen en un solo Dios podrían pensar que la persona está blasfemando. Aun si hubiera dicho Jesús las palabras exactas: “Yo soy Dios”, muchas personas no habrían creído en Él o incluso escuchado lo que tenía que decir. Sin embargo, Él nos ha dado razones para creer esa afirmación sin el uso de estas palabras.

En Lucas 4:8, Jesús dice: “Escrito está: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a él.”” Él dijo y demostró muchas veces que Él es el Señor. Jesús dice, por ejemplo, que Él es “el primero y el último” (Apocalipsis 1:17, 22:13), lo cual dice Dios el Padre en Isaías 44:6.

Pero quizás usted está buscando un lugar en la Biblia donde Jesús dice: “Yo soy Dios, alábame” en esas palabras exactas. Si le sugerimos que a Jesús solo podía afirmar ser Dios diciendo esa oración, también podríamos preguntar dónde Él dice: “Yo soy un gran maestro, pero no soy Dios”, o “Yo no soy nada más que un profeta; no me alaben.” La Biblia no dice eso tampoco.

¡La buena noticia es que Jesús nos dijo de muchas maneras diferentes que Él es Dios! Ha dejado claro que Él y Dios el Padre son uno (Juan 10:30), y dice en Juan 14:6, “Yo soy el camino, la verdad y la vida.” ¿Quién más podría reclamar estas cosas sino Dios?

¿Eso significa que hay más de un Dios?

Creer que Jesús es Dios no significa que hay múltiples dioses. Los seguidores de Jesús creemos en un solo Dios en tres personas.

Como Billy Graham una vez explicó, “Dios se nos ha revelado de tres maneras: como Padre, como Hijo y como Espíritu Santo. Cada uno tiene una función diferente, y sin embargo todos están unidos como un solo Dios.

Déjame ilustrarlo de esta manera. ¿Alguna vez has pensado en las cosas que nos rodean que son tres y a la vez solo una? Siglos atrás, San Patricio utilizó una hoja de trébol para enseñarles esto a los irlandeses: tiene tres hojas y, sin embargo, sigue siendo solo una hoja. O piensa en el agua. Un litro de agua puede ser hielo, líquido o vapor, pero al final sigue siendo el mismo litro de agua”.

¿Cómo puede Jesús ser Dios si Él es el Hijo de Dios?

Si Jesús es el Hijo de Dios, ¿significa que Dios tenía una esposa?

Dios nunca ha tenido una esposa. Llamar a Jesús el Hijo de Dios es una expresión de su papel en relación con Dios el Padre. A diferencia de nosotros, Jesús no fue concebido por dos padres terrenales; Él nació de una virgen por una obra milagrosa de Dios y nació santo, sin pecado.

Haber nacido de una virgen puede parecer imposible – incluso la madre de Jesús, María, le preguntó: “¿Cómo será esto?” (Lucas 1:34) – pero Dios es todopoderoso y abrió el camino para que el santo Jesús naciera un ser humano. En Mateo 1:20, un ángel le dice a José, el prometido de María, que lo engendrado en María “es del Espíritu Santo.” Jesús no nació de una relación sexual entre Dios y María, sino más bien de un milagro de Dios por medio del Espíritu Santo. Jesús era completamente Dios y completamente humano.

También es significativo que el relato evangélico más completo del nacimiento virginal fue escrito por Lucas, un médico. Si alguien sabía de la imposibilidad de un nacimiento virginal, era Lucas – sin embargo, después de una cuidadosa investigación, se llegó a la conclusión de que era un hecho. El Dios que era lo suficientemente potente para crear el universo también fue lo suficientemente potente para traer a Jesús al mundo sin un padre humano. Su nacimiento milagroso es un testamento más de su deidad.

¿Por qué debería importarnos quién es Jesús?

Hay un camino hacia el cielo, una manera de ser libre de tus pecados y tener una relación con Dios, y es por medio de Jesucristo. Hechos 4:12 dice: “De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.” Para tener la vida eterna en el cielo, usted debe poner su confianza en Jesús. Estas son algunas razones porque:

Todos pecamos, lo que significa que ninguno de nosotros estamos a la altura del estándar perfecto de Dios. La consecuencia del pecado es muerte (Romanos 6:23), y eso es la separación eterna de Dios. Pero como Jesús vivió una vida sin pecado, su muerte en la cruz proveyó el sacrificio perfecto por nuestros pecados. Debido a que Él venció a la muerte al resucitar, podemos tener vida eterna en la presencia de Dios cuando ponemos nuestra confianza en Él.

Cientos de personas vieron y creyeron en el Cristo resucitado después de su muerte y su resurrección, e innumerables personas que en los pasados 2000 años han descubierto que sólo Jesús es la respuesta a los más profundos anhelos y necesidades del corazón. Sólo En Cristo “están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2:3).

¿Podemos confiar en lo que dice la Biblia acerca de Él?

La Biblia nos dice que Jesucristo es Dios, y hay muchas razones que podemos confiar en la Biblia. Haga clic aquí para ver cinco de ellas.

No sólo tenemos muchas razones para creer que el texto de la Biblia es verdad, pero muchos encontrarán que la lectura de la Biblia permite que Dios les hable- quizás no audiblemente, pero sí a través de sus palabras.

Mientras existen diferentes traducciones de la Biblia, el mensaje central es el mismo – que Dios nos ama y libremente nos ofrece vida eterna si aceptamos a Jesús como nuestro Salvador. Existen diferentes traducciones en un esfuerzo por hacer comprensible la Biblia a varias audiencias; sin embargo, las doctrinas principales – y la persona de Jesucristo – siguen siendo las mismas.

Si quieres saber más sobre Jesús o lo que dice la Biblia acerca de Él, lee el Evangelio de Juan en la Biblia; ese es un buen lugar donde comenzar.